Columnistas

Prevención de lesiones en el rugby

Prevención de lesiones en el rugby

05 de Junio de 2018 - El doctor Franco Della Vedova junto con los doctores Daniel Slullitel, Hernán Galán y el kinesiólogo Pedro Escalante forman el equipo de Traumatología y Rehabilitación del Deporte del Instituto Jaime Slullitel en el Sanatorio de la Mujer, en nuestra ciudad.

     Della Vedova desde el pasado abril, es el nuevo referente de Rugby Seguro en nuestra unión, y en esta oportunidad nos cuenta sobre la gran incidencia de lesiones ligamentarias graves que están sucediendo en los últimos tiempos principalmente en los jugadores de divisiones infanto juveniles, también nos cuenta que medidas  están llevando a cabo con su grupo de trabajo para prevenirlas.
           "En los últimos 10 años hemos observado un gran aumento en la incidencia de lesiones ligamentarias de jerarquía en los jugadores de rugby de divisiones juveniles. Específicamente nos referimos a las luxaciones de hombro y a las rupturas del ligamento cruzado anterior de la rodilla.
         "Esta epidemia, como nosotros le llamamos, se debe, entre otros factores, a que el aumento del nivel de contacto y el mayor desarrollo físico que tienen los jugadores a menores edades no está acompañado de un desarrollo de las destrezas físicas y técnicas de los mismos. Hoy la mayoría de los chicos se entrenan en los gimnasios para estar más grandes y pesados y no para ser más fuertes y tener mejores habilidades.
           "Un gran porcentaje de los chicos menores de 20 años tienen laxitud en sus articulaciones, esto significa que tienen mucha movilidad y que sus articulaciones al tener más movimiento de lo normal tienen una gran predisposición a lesionar sus ligamentos, este es un factor inmodificable para sufrir lesiones ligamentarias en la rodilla y en el hombro. Otra variable importante es el contacto, que como dijimos ha ido en aumento en los últimos años en los jugadores juveniles.
    "Como cirujanos de hombro y de rodilla este es un tema que realmente nos preocupa ya que lamentablemente cada vez más estamos operando jugadores más jóvenes. Además, estos chicos que en algunos casos tienen entre 11 y 14 años tienen toda una vida deportiva por delante y esto lleva a que sean altas las posibilidades que falle su reconstrucción quirúrgica. Tenemos que pensar que estos chicos se operan y a los 8 – 12 meses están haciendo nuevamente un deporte de colisión como es el rugby, lo que significa que están nuevamente expuesto a un alto índice de lesión.
    "Es por esto que desde nuestro servicio de Traumatología y Rehabilitación del Deporte estamos trabajando sobre la prevención de estas graves lesiones. La primera iniciativa que tomamos fue agregar al apto médico que exige la UAR, una evaluación deportológica, donde se hace un screening desde la cabeza a los pies, buscando lesiones o predisposición a las mismas y cuando encontramos algo en estos chicos indicamos realizar un plan de prevención de lesiones que hemos desarrollado para estos casos. En este programa los deportistas realizan en el gimnasio de kinesiología, trabajos de elongación, entrenamiento de las destrezas de coordinación neuromuscular y otros ejercicios específicos para poder prevenir estas patologías y muchas otras. Esto es recomendable también para cualquier menor que quiera iniciarse en un gimnasio ya que si los chicos empiezan hacer los ejercicios sin tener una correcta coordinación neuromuscular o tienen poca elongación, en lugar de entrenarse, como decimos nosotros van a desentrenarse, aumentando su predisposición a lesionarse.
    "Existe extensa evidencia médica que, si los deportistas trabajan sobre la coordinación neuromotora, la elongación y la fuerza del core, pueden disminuir la incidencia a lesionarse, por eso recomendamos que los entrenamientos físicos deben focalizarse en esos puntos. Además, recomendamos que en los clubes se trabaje desde las divisiones infantiles, sobre las destrezas técnicas en el contacto, ya que la gran mayoría de estas lesiones se producen en el tackle y casi siempre hay un error en la técnica.
    "Finalmente, otro aspecto a observar es la cantidad de actividades que tienen los jugadores especialmente luego de los 16 años. Estos chicos van al gimnasio, tienen tres entrenamientos por semanas y juegan los domingos, además hay que sumarle el colegio, facultad y otros. Es por esto que es fundamental que descansen y se alimenten correctamente para poder recuperarse y de esta forma evitar lesionarse.
  "Esperamos con estas recomendaciones que todos los involucrados en nuestro apasionante deporte, podamos trabajar para que nuestros chicos jueguen un rugby cada día más seguro".
Dr. Franco Della Vedova
Médico Traumatólogo
Especialista en traumatología del deporte
y cirugía artroscópica.
Mat: 19280
(Super Try.News N°75-Mayo 2018)

Valoración:
 

OTRAS NOTICIAS Columnistas