Regionales

Es otra oportunidad para crecer

Es otra oportunidad para crecer

26 de Octubre de 2017 - El rosarino Damian Schneider fue nuevamente elegido como árbitro para el Circuito Mundial de Seven y en la primera quincena de diciembre estará participando en Emiratos Arabes y Sudáfrica.

    Pensando en el desafío que se aproxima reconoce que "la primera diferencia grande con el XV es la velocidad. Todo pasa muy rápido y eso te exige el máximo de atención en esos siete minutos que dura cada tiempo y es por eso que nuestro entrenamiento se basa fundamentalmente en soportar la presión que significa arbitrar en un juego donde la pelota está viva todo el tiempo y por ende las decisiones deben ser también rápidas".
    Schneider arbitrará el 1° de diciembre en Dubai y a la semana siguiente, estará en Ciudad del Cabo, para la segunda etapa del Circuito 2017-2018. Luego estará ausente en la tercera (Sydney) y en la cuarta (Hamilton). Se reincorporará el 2 de marzo para la serie en Las Vegas y luego estará en Vancouver y Hong Kong.
    Una de las grandes exigencias que presenta el juego de siete hombres es la variedad de equipos que en pocas horas el árbitro debe dirigir, cada uno con su especial característica. Para Damián "un día dirigir 8 equipos distintos está bueno, porque uno se va aprendiendo de todos. Es un juego sumamente errático, porque hasta el equipo que aparece como mas conservador te termina sorprendiendo porque sabe aprovechar el error del contrario".
    Tras la serie norteamericana y del Pacífico, no irá a Singapur y Goal Coast, en Australia, para volver al ruedo en la definición del año, cuando se disputan los torneos de Londres y París, el 2 y 9 de junio, respectivamente.
    El seven es un juego de mucha evasión, pero sin embargo "suele decirse que en el seven es mas fácil porque no hay tantas formaciones fijas, pero hoy hay muchos equipos que las toman como una forma de recuperar la pelota y es por eso que buscan la infracción del contrario en esas situaciones o tratando de provocar el error rival en un line, por ejemplo, agregando o sacando jugadores. Son situaciones que hoy te demandan el máximo de concentración", señala el hombre formado en Old Resian.
    La preparación física y técnica, acompañan la constante evolución de esta disciplina. "Es por eso -comenta- que el referee manager que es Paddy O´Brien, de Nueva Zelanda y nuestro coach, el sudafricano Craig Joubert, proponen los temas a tratar previo a una etapa. Generalmente se tratan los referidos a una mejora como grupo, sobre las inconsistencia que hemos tenido en las tomas de decisiones en el torneo anterior. Por ejemplo, ahora cuando empiece el circuito en Dubai, vamos a tratar las que tuvimos en Londres, este año en el final del circuito anterior y como superarlas para llegar de mejor forma". Por otra parte agrega "además están las evaluaciones individuales a cada referee en particular, las que son responsabilidad de Joubert, quien te marca y te guia sobre como seguir arbitrando".
    De nuestro ámbito a las canchas del mundo es un salto cualitativo importante y sumamente exigente. Hora entonces de autocrítica, porque "el año pasado mi objetivo era adaptarme lo más rápido posible, lo cual no es fácil, porque uno está acostumbrado al rugby de XV y en otro nivel. Fui inconsistente en algunas situaciones en el tackle, también tengo en el debe la comunicación, porque hablar inglés corriendo no es fácil y ese es un punto a mejorar".
    Tras aquella experiencia del 2016-2017, llega ahora una nueva convocatoria. "Realmente fue lindo, viene bien seguir con el sueño de los cuatro años de seven. Hoy la World Rugby tiene un progama para referees que están entre los 22 y 27 años con la idea de ponerlos en un ciclo olímpico para ganar experiencia en el seven y después, con 27/28 años saltar al rugby de XV. Es una gran oportunidad, hay que aprovecharla".

Valoración:
 

OTRAS NOTICIAS Regionales