Coaching

El scrum, símbolo del rugby argentino

El scrum, símbolo del rugby argentino

08 de Abril de 2015 - El paranaense Emiliano Bergamaschi es hoy un hombre clave en la estructura técnica del rugby argentino. Su rol, a partir de su experiencia, es trabajar con los forwards y el scrum, es uno de sus objetivos.

    El hombre surgido en Estudiantes y con pasado también en Atlético del Rosario, cree que “el cambio de reglas ha sido beneficioso para la costumbre histórica que tenemos los argentinos, de como jugar el scrum. Nuestros jugadores se preparan mentalmente para jugar esta formación, porque realmente la sienten mucho y eso es una diferencia a nuestro favor sobre otros países”.
    "Hoy me doy cuenta –agrega- que el jugador se adapta muy bien, se siente cómodo y eso significa eficiencia. Todo eso ha hecho que tengamos un crecimiento en el fijo, que también genera confianza en el jugador y cuanto éste está mas confiado en su potencial, es obvio que se note una mejora".
De cuanto vale hoy tener un buen scrum?
    "En nuestra cultura es sumamente importante, por lo que decía en cuanto al sentimiento del argentino en esta formación. Nosotros la consideramos un arma de sometimiento, contribuye a nuestra fortaleza mental, como también ocurre con el tackle. Hemos logrado que los rivales sientan ese potencial y lo reconocen, porque cuando enfrentan a un equipo argentino se preparan de una manera especial para jugar el scrum. Es en definitiva un arma poderosa, sobre la cual el desafío ahora es mejorar la calidad de obtención".
Cómo se hará esa mejora?
    "Estamos buscando un empuje más balanceado, que no siempre sea el lado izquierdo el que vaya adelante; otra opción puede ser tener pelotas rápidas atrás y luego empujar, buscando que el rival no se comprometa tanto en la disputa de la pelota y se preocupe más por defender, y ese sería el momento que podríamos aprovechar para empujar más. Pero bueno...estamos tratando de balancear las fuerzas, para que se vaya hacia adelante de manera balanceada tratando de compensar si un lado se va más adelante que el otro, entonces frenar y balancear la fuerza. Esa es la foto ideal, pero recordemos que los rivales también juegan".
Cuales son los scrum internacionales que más valorás?
    "Hay diferentes tipos de scrum. El de Irlanda es muy sólido, con un hooker diestro en el hookeo, a muy baja altura, lo cual permite tener pelotas rápidas en el fondo y después manejan muy bien los giros para el lado más conveniente a su juego, Inglaterra siempre presenta un scrum poderoso, además lo sienten de una manera parecida a la nuestra y Nueva Zelanda es el más prolijo de todos, porque tienen muy bien trabajado todo lo que sea posición del cuerpo, hookean, pueden mantener la presión. A Sudáfrica el año pasado no le fue tan bien, pero tienen una fortaleza física terrible y siempre son peligrosos".
Cómo enfrentas scrum físicamente poderosos y sin tanta técnica?
    "Ante esos rivales hacemos muchísimo más hincapié en nuestra técnica. Es cierto que nuestro scrum es muy técnico, por eso necesita que cada paso sea ejecutado sin errores para que funcione realmente. Es bueno llevar al rival a posiciones donde se encuentre más incómodo, como por ejemplo, más cerca del piso, bien abajo y porque eso genera desgaste".
    “Hoy Argentina está dando el paso hacia una estrategia de más ataque y es necesario entonces tener calidad de pelotas. Allí radica uno de los objetivos de nuestro trabajo, pero sin perder por ello la importancia de esta formación, como arma de sometimiento y que genera confianza en el pack de forwards".
De qué depende la calidad de pelota?
    "Cuando hablo de calidad es tener disponibilidad y poner el scrum en el ángulo que nosotros necesitamos para que sea más eficiente el movimiento posterior. Si hacemos un buen giro y logramos alejar a la defensa rival, nos ponemos más cerca del punto de encuentro. Eso es algo que estamos buscando".
Hay variantes en la técnica del scrum de hace un par de décadas, a hoy?
    "En nuestro rugby básicamente no ha variado mucho, pero lo que si ha cambiado mucho son las capacidades físicas. Cuando ves un video de los 80 ó los 90, la primera impresión que tenés es que ahora son Fórmula Uno y los de aquellos años eran coches de turismo. Las técnicas no han cambiado, los ángulos y las posiciones de empuje siguen siendo las mismas. Si, hay una capacidad individual por lograr posiciones más eficientes de empuje, poniéndose más abajo, manteniendo más tiempo esa posición, siendo más potentes. Hoy es todo más prolijo y creo que las reglas han colaborado en ese sentido. Además el análisis de video nos permite estudiar que hace cada pilar, si baja el hombro, si entra cruzado, si entra derecho y luego se cruza. Ese estudio también nos permite contrarrestar al rival y lo que antes nos sorprendía, hoy lo tenemos estudiado y como el jugador también lo conoce, sabe que hacer al momento de formar. Siempre le decimos al jugador que los pequeños detalles son los que marcan las diferencias".
Cómo estás viendo la formación de los juveniles que llegan a los Pladares?
    "Los clubes están dando cabida al derrame informativo que se hace desde los Pladares y por ende trabajan de manera muy similar y lo primero que uno nota en un chico de 16/17 años es que está mucho más avanzado tanto en lo físico, como en lo técnico. Antes los jugadores llegaban a un juvenil nacional casi crudos en el tema gimnasio y con muchas deficiencias técnicas. Si bien se puede mejorar, se nota que un chico ya llega con físico de hombre, bien físicamente y cuando los probás demuestran destrezas muy superiores a las de años anteriores en esas edades”.
(Fuente: SuperTry.News Nº 56, marzo-abril 2015)

Valoración:
 

OTRAS NOTICIAS Coaching