Leyendas

Medio scrum por vocación

Medio scrum por vocación

Leandro Lobrauco, el ex medio scrum de Plaza

05 de Enero de 2012 - Allá por el 93 llegó a la primera del Atlético del Rosario y el año pasado ante Champagnat, decidió que había llegado el momento de dejar que la “nueve” vaya a otras manos. El "Lea" Lobrauco deja un vacío que no será fácil de llenar.

“El año pasado –es lo que primero que dice- luego de los play off decidí jugar un año más, porque físicamente me sentía bien, pero ya la edad marcaba otra cosa. Por eso este año lo jugué sabiendo que era el último".
Te pesaba jugar?
"Tuve un par de lesiones en las rodillas, fui perdiendo ritmo y todo eso te va quitando un poco las ganas que siempre tuve para este deporte. Esa suma de cosas te marca que llega el momento de aportar desde otra función".
Y de donde vas a aportar?
"Sin dudas voy a seguir ligado al rugby. Mi idea es colaborar con el club, quiero ver como es ser un ex jugador, después de más de treinta años de rugby, con 20 en primera. Estoy dispuesto a entrenar medios scrum del club de cualquier división y estar donde me necesiten para dar una mano, para ayudar".
Aceptarías la invitación de otro club para hacer una clínica sobre tu puesto?
"Si, por supuesto, sin problemas. Además me gusta enseñar, poder transmitir todo lo que uno aprendió en tantos años".
Qué significó volver a Plaza luego de siete años en Italia?
"Estos cinco años en mi club fueron un sueño. Estando lejos seguía la campaña de Plaza y siempre pensaba si al regresar iba a tener un lugar. Por eso fue algo muy lindo volver a jugar en primera, con algunos amigos y también con muchos jóvenes quienes casi no sabían quien era. Volver a jugar en mi cancha fue algo único".
Tus comienzos
"A los 4 años empecé en la escuelita de Universitario, porque mi padre jugaba allí. A los 14 me pasé a Plaza, y allí empezaron los entrenamientos en el viaducto Avellaneda, los viajes a Nahuel, los clásicos con Jockey con quien siempre disputábamos mano a manos los campeonatos".
Cuándo llegás a primera?
"En el 93, con 18 años. Mi primer partido oficial fue ante Newman, en Benavídez, perdimos 23-20. Debuté como medio scrum, pero a la fecha siguiente me pasaron de fullback, en Plaza, ante Pueyrredón y en ese partido anoté mi primer try".
“Era una época bastante dura para el club, nos costaba armar el equipo, por aquellos años peleamos el descenso en la URBA, por suerte zafamos, me acuerdo que hasta jugué de wing”.
Te convocan para los seleccionados nacionales.
"En el 93 fui "pumita" campeones del mundo en Lille, le ganamos la final a los franceses 31-29, con un try del "Negro" D´Angelo, convertido por el "Colo" Fuselli; al año siguiente ganamos el Seven de Toulón, en Francia, primer seven internacional ganado por Argentina. Fue una alegría enorme, en ese equipo jugaba "Tati" Phelan, Diego Albanese, "Tato" García...
"Fue una época de muchos sevens, hasta el Mundial de Hong Kong´97; también con Pumas M21 jugamos el Primer Torneo del Hemisferio Sur en Buenos Aires´95. En el 96, debuto en Los Pumas, en el Panamericano de Canadá; allí estaban Quesada, Bartolucci, Orengo, Simone, Ledesma, "Nacho" Fernández Lobbe, Longo, el entrenador era José Luis Imhoff. Allí se formó la base de muchos años "pumas".  
La alegría más grande?
"Sin dudas el campeonato del 96, con el club. Fue muy especial, porque veníamos peleando los puestos de abajo, mejoramos en el 95, ese año le ganamos al Jockey en su cancha por el Nacional de Clubes, otra de mis grandes alegrías, pero en el 96 se nos dio el titulo, algo impensando unos meses antes. Fue con aquel final de película, ante San Martín, de visitante, con el try del "Loco" Oria en la bandera cuando el partido se terminaba. Cada vez que veo ese video me parece increíble".
Cómo nace esa jugaba que termina en el try del campeonato?
"Había mucho nervio, mucha tensión, no habíamos dormido casi nadie la noche anterior. San Martín tenía buen equipo, si bien habían perdido todos los partidos, siempre fueron derrotas ajustadas y con nosotros se jugaban la vida.
"Recuerdo que era scrum para San Martín, si lo ganaban, pateaban afuera y se terminaba todo. Bartolucci, dejó su puesto de wing y se metió a empujar, Fede Risler dejó la vida hookeando esa pelota, la robamos, la toma Octavio que era un extra ocho, luego al "Lungo" Estellés, a mi, al manotazo del "Laucha" del Cerro, Josi Orengo, "Coqui" Belotti fija el 2-1 y se la deja a Oria que estaba medio acalambrado pero llega en palomita. La verdad que fueron pases milimétricos, la pelota pasó de mano en mano de una manera tremenda".   
Una tristeza
"Aquellas derrotas con SIC, en la semifinal del 98 en nuestra cancha y la final del 99. En el 97 habíamos salido subcampeones, al año siguiente nos elimina el SIC en Plaza, me acuerdo que mataban el juego, eran penales tras penales, no existía la tarjeta amarilla y terminamos perdiendo".
Por qué te fuiste a jugar en Italia?
"Sinceramente tenía muchas ganas de vivir en Europa. Había hecho giras con el club o con los seleccionados, pero quería tener la experiencia de vivir. Y no me arrepiento en lo más mínimo, porque fue algo fantástico en mi vida. Fue lindo vivir de jugador de rugby, dedicándose todo el día a este deporte".
Tus amigos del rugby?
"Nos es fácil contestar, pero los chicos de mi camada la 74. No llegaron muchos a primera, pero hoy nos seguimos reuniendo con nuestras familias, seguimos manteniendo aquella amistad de la época de juveniles".
Un jugador en tu puesto?
"En el club, Daniel Baetti, fuera de allí el australiano Gregan y el sudafricano Van der Westhuizen; a éste lo enfrenté en el Mundial de Hong Kong 97 y volví a jugar contra él en un partido de "legends" hace poco en el CASI, antes que se supiera la enfermedad que padece”.

(Fuente: SuperTry.News Nº 40)

Valoración:
 

OTRAS NOTICIAS Leyendas